C.S. Lewis dijo “la maldad solo es la bondad echada a perder.” Esta puede ser una cuota apta para referirse a la percepción del público. Es cierto que el nombre científico del cáñamo es el mismo al de la otra Cannabis sativa, mariguana, pero sus componentes son diferentes. Las tres plantas de cannabis tienen tres diferentes especies: Sativa, usada para fibras industriales, aceites, alimento, drogas y medicina; Indica, para inducir el sueño; y Ruderalis, para la producción de alimentos. Las semillas de cáñamo contienen altas cantidades de ácidos grasos esenciales – más que cualquier pescado y la mayoría de suplementos a base de aceite de pescado. El aceite tiene ácido linoléico, ácido alfa- linoléico, y por lo menos 20 amino ácidos. En su conjunto, el cáñamo provee innumerables beneficios a la salud. Después de décadas de malentendidos, científicos han vuelto a tocar el tema de los asombrosos potenciales de esta planta versátil.
Esta revisión es parte de una serie sobre fármacos utilizados para tratar el dolor neuropático crónico. Los cálculos de la prevalencia poblacional de dolor crónico con componentes neuropáticos varían entre el 6% y el 10%. Las opciones actuales de tratamiento farmacológico para el dolor neuropático brindan un efecto beneficioso significativo solo a unos pocos pacientes, a menudo con efectos adversos que superan dichos efectos beneficiosos. Es necesario explorar otras opciones de tratamiento con diferentes mecanismos de acción para el tratamiento de las afecciones con dolor neuropático crónico. El cannabis se ha utilizado durante milenios para aliviar el dolor. Actualmente algunos pacientes y sus partidarios promueven con firmeza la hierba de cannabis para tratar cualquier tipo de dolor crónico.
En cuanto a los efectos agudos, las respuestas psicológicas más habituales suelen ser la euforia y la relajación. Sin embargo, en ocasiones el efecto puede ser ansiedad, disforia y psicosis/alucinaciones. Otras reacciones agudas potenciales pueden incluir cambios en la percepción de los colores y sonidos, cambios cognitivos tales como deterioro del juicio, reducción de la memoria, desatención y deterioro de la coordinación. Además, mareos posturales, náuseas, hipotensión y cefalea.
Entre otros conceptos y conductas humanas se analiza la autonomía versus duda o culpa, se señala que los os padres no deben avergonzar a los hijos, deben promover la autonomía porque ésta les permite a los hijos desarrollar la iniciativa. Se confronta la laboriosidad versus inferioridad, y cómo los padres de familia pueden ayudar a explorar la identidad o a difuminarla.
To be fair, the paucity of data about CBD’s efficacy and safety in part reflects the federal government’s irrational restrictions on cannabis research. Because cannabis is classified as a Schedule 1 drug, you need a license from the Drug Enforcement Administration to research it and, until two years ago, you could use only the cannabis grown at the University of Mississippi.
Los científicos han estado investigando los efectos del CBD en los últimos años y los resultados demuestran que sus receptores están localizados en el sistema nervioso central. Para ser precisos, en muchos tejidos periféricos y los sistemas inmunitarios, reproductivo y hormonal. Estos receptores también se encuentran en las glándulas hormonales, las arterias, los pulmones, los ojos, el corazón, los huesos y la piel.
Aunque el consumo de pequeñas cantidades de grasas saturadas es esencial, meta-análisis preliminares (1997, 2003) hallaron una fuerte correlación entre el consumo de cantidades elevadas de estas grasas y las enfermedades cardiovasculares.3​4​ Sorprendentemente, meta-análisis más recientes (2009, 2010) basados en estudios cohortes y ensayos controlados y aleatorios hallaron un efecto positivo5​ o neutral6​ al cambiar el consumo de carbohidratos por el de grasas saturadas como fuente de calorías, y solo una modesta ventaja al cambiar de grasas saturadas a poliinsaturadas (del 10% de riesgo al 5%).6​

Aceite De CBD

×