Debido a la alta prevalencia del dolor y el difícil control analgésico de ciertos tipos de dolor  (p.e. el dolor crónico y neuropático), uno de los objetivos fundamentales de la investigación farmacológica es la búsqueda de fármacos analgésicos nuevos que presentan ventajas frente a los ya existentes. El descubrimiento del sistema endocannabinoide y su revelación como sistema de neuromodulación central y periférica han llamado la atención hacía su potencial terapéutico como moduladores del dolor especialmente en enfermedades tales como el cáncer, esclerosis múltiple, fibromialgia, entre otros.
Los estudios sugieren que el CBD tiene propiedades para reducir la severidad y frecuencia de ataques epilépticos en niños resistentes a fármacos creados para este fin. El número de ensayos clínicos realizados para elucidar la efectividad del CBD va en aumento, ya que se necesita metodología más robusta y mayor número de pacientes para poder conocer el real potencial de este compuesto.
Relajación muscular: el CBD provoca un alivio del dolor en músculos y articulaciones. Una de las maneras más eficaces de aliviar dolores crónicos es el ejercicio de los músculos, pero ésto a veces es imposible cuando el dolor es tal que impide este movimiento. Ya que los músculos comienzan a relajarse después de administrarse la dosis de CBD, será más fácil y fluido moverse.
Por sus virtudes, esta planta acompañó al ser humano a lo largo de prácticamente toda su historia. En China se hace referencia a su explotación desde hace unos ocho mil años. En España se cultivó durante varios siglos seguidos con reconocimiento oficial especial, pues servía para la confección de vestidos, velas navales y piezas de barcos, cordajes, papel... Las velas de Cristóbal Colón, la bandera estadounidense y los papeles con que se declaró su independencia fueron confeccionados con fibra de cáñamo.

Cooper recently got funding from the National Institutes of Health for a study looking at cannabinoids — including CBD in isolation — as a substitute for opioids, and numerous other clinical trials of CBD are underway. It will be several years before results are available, but these studies should help clarify both what benefits the substance may provide and any side effects it may come with. Most of the adverse effects so far associated with cannabis, such as impairments in short-term memory, coordination and judgment,2 come from products that contain THC as well as CBD, Cooper said, but we need to do more studies to find out for sure whether CBD has fewer risks. Studies are also needed to identify the best way to administer and dose CBD. “I get emails from people asking me what dose of CBD to use, and the truth is, we really don’t know,” Cooper said.
The reason so many people are interested in cannabis products that don’t make them high, proponents say, is that CBD helps with everything from pain and nausea to rheumatoid arthritis, cancer, Crohn’s disease, and dementia. CBD is anti-inflammatory, anti-anxiety, antibacterial, immunosuppressive, and more, says Joseph Cohen, D.O., a cannabis doctor in Boulder, CO.
Esto también se demostró en un estudio en el que participaron 127 personas que sufrían diferentes tipos de cefaleas crónicas como migrañas o cefalea en racimos. A los participantes se les dio una combinación de THC-CBD todos los días durante un mes, ya que como se explicó, el CBD actúa como un efecto contrario al THC, ayudando también a reducir el dolor. Las personas experimentaron una disminución de sus dolores en un 55%. Este estudio también demostró que el CBD era mejor que los medicamentos recetados para aliviar el dolor de las migrañas.
The information published here, and the products sold here are solely the opinion and creation of the author(s) and is not intended to be used as a substitute for a licensed MD or DO to advise about, diagnose, treat, cure, or prevent any disease or medical condition, and have not been approved by, or evaluated by the FDA. Nothing here is intended to encourage or promote illegal behavior, and is not a substitute for advice from a licensed attorney.  The information on this website is intended for adults 21 and older.

Los estudios sugieren que el CBD tiene propiedades para reducir la severidad y frecuencia de ataques epilépticos en niños resistentes a fármacos creados para este fin. El número de ensayos clínicos realizados para elucidar la efectividad del CBD va en aumento, ya que se necesita metodología más robusta y mayor número de pacientes para poder conocer el real potencial de este compuesto.


¿Uno de esos problemas? Dolor muscular. Los estudios sugieren que funciona como un analgésico e incluso puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis. Como anécdota, las personas han acreditado al CBD por ayudarlos con su dolor de espalda. Una de las principales formas en que las personas hacen esto es mediante el uso del aceite con un masaje.
A pesar de los avances en el tratamiento farmacológico y no farmacológico, las náuseas y los vómitos (NyV) siguen siendo efectos secundarios angustiantes para los pacientes de cáncer y sus familias. En 1986 se aprobó en los Estados Unidos el dronabinol, un Δ-9-THC sintético como antiemético para su uso durante la administración de la quimioterapia para el cáncer. La nabilona, un derivado sintético de Δ-9-THC, se aprobó por primera vez en el Canadá en 1982 y ahora también está disponible en los Estados Unidos.[27] La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el dronabinol y la nabilona para el tratamiento de las NyV inducidos por la quimioterapia administrada a los pacientes de cáncer que no respondieron a la terapia antiemética convencional. En numerosos ensayos clínicos y metanálisis se demostró que el dronabinol y la nabilona son eficaces en el tratamiento de las NyV causados por la quimioterapia.[28-31] En las National Comprehensive Cancer Network Guidelines, se recomiendan los canabinoides como un avance importantísimo del tratamiento para las NyV relacionados con la quimioterapia.[32] En las pautas relacionadas con antieméticos de la American Society for Clinical Oncology (ASCO) que se actualizaron en 2017, se recomienda el uso de los canabinoides aprobados por la FDA, dronabinol o nabilona, para tratar las NyV que no responden a la terapia con antieméticos.[33]
El desarrollo de ambos grupos farmacológicos no ha sido, sin embargo, paralelo. En los años 70 del siglo pasado se llevó a cabo un esfuerzo muy importante a nivel global (esto es implicando tanto a instituciones académicas como políticas e industriales) para buscar nuevos ligandos opioides, con menor capacidad adictógena (con escaso éxito, la verdad), mientras que para el sistema cannabinoide, los esfuerzos no son tan globales ni tan coordinados, posiblemente por una mala imagen del cánnabis como sustancia de abuso, pero seguramente también, en este momento concreto, por evitar caer en los problemas de abuso que presentan en la actualidad los opioides.
Los pacientes a menudo experimentan mejora del estado de ánimo después de la exposición a Cannabis que depende de su experiencia previa. En una serie de casos de cinco pacientes que inhalaron Cannabis, se examinaron los efectos analgésicos en dolor crónico, se notificó que los pacientes que consumieron Cannabis habían mejorado el estado de ánimo, la sensación de bienestar y presentaron menos ansiedad.[65]
Las tinturas (normalmente en forma de aceite) se toman por gotero o aerosol, directamente en la boca. El CBD que se utiliza en estas formas se extrae de plantas de marihuana o cannabis sativa utilizando gas de dióxido de carbono presurizado o un solvente como el etanol. El solvente se elimina posteriormente en condiciones de vacío, dice Backes. El CBD restante se diluye con un aceite, como el sésamo o el aceite de coco, para mejorar el sabor y conservar el cannabidiol.

El dolor producido por la fibromialgia ha sido descrito de muchas formas diferentes, tales como sensación de quemazón, acompañada de rigidez o un dolor fuerte y permanente, teniendo en ocasiones características de dolor neuropático. A menudo, el dolor varía según la hora del día, el nivel de actividad, el clima, los patrones de sueño y la gestión del estrés. Muchas personas con fibromialgia afirman que siempre sienten algo de dolor, aunque el dolor es discontinuo. Muchos pacientes refieren dolor severo que prácticamente les incapacita para cualquier actividad.

Las personas interesadas en probar el CBD tienen un obstáculo importante: según un estudio realizado por el doctor Ryan Vandrey, de la Universidad Johns Hopkins y publicado en la prestigiosa The Journal of the American Medical Association (JAMA), el 69% de 84 productos analizados que se venden en internet no contienen la cantidad de CBD que dicen o no la contienen en absoluto.
A report from the American Academy of Pediatrics (AAP) published in the journal Pediatrics cautions pregnant women and nursing mothers to avoid marijuana use due to possible adverse developmental effects to their baby. In a study reviewed for the report, short-term exposure to CBD was found to increase the permeability of the placental barrier, potentially placing the fetus at risk from certain substances.

El CDB también puede aumentar la absorción de fármacos citotóxicos en las células malignas. Se observó que la activación del receptor de potencial transitorio, subfamilia vaniloide, tipo 2 (TRPV2) inhibe la proliferación de células de glioblastoma multiforme humano y supera la resistencia a la carmustina quimioterapéutica.[31] En un estudio se observó que la administración simultánea de THC y CBD comparada con monoterapia indujo mayor actividad antiproliferativa en una evaluación in vitro con múltiples líneas celulares humanas de glioblastoma multiforme.[32] En un modelo in vitro, el CDB aumentó la activación de TRPV2 y aumentó la captación de fármacos citotóxicos; lo que produjo apoptosis de las células de glioma sin que se afectaran los astrocitos humanos normales. Esto indica que la administración conjunta de CDB y citotóxicos tal vez aumente la captación del fármaco y potencie la muerte celular de las células de glioma humano. Además, el CDB junto con el THC quizás aumenten la actividad antitumoral de los fármacos quimioterapéuticos clásicos, tales como la temozolomida en algunos modelos murinos de cáncer.[13,33] En un metanálisis de 34 estudios in vitro e in vivo sobre el uso de canabinoides para tratar el glioma se notificó que, en todos los estudios menos en uno, los canabinoides destruyeron las células tumorales de forma selectiva.[34]
Además, este aceite también contiene tocoferoles, que pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y degeneración macular debida a la edad, además de poseer actividad antioxidante, siendo su contenido en fenoles totales mayor que en otros aceites vegetales, como el de girasol o el de soja. Estos tocoferoles son conocidos por ser importantes antioxidantes que tienen un efecto positivo en la estabilidad oxidativa de los aceites. El tocoferol dominante en las semillas de cáñamo es el γ-tocoferol, seguido por el α-, β- y δ-tocoferol, la misma composición en tocoferoles se puede encontrar en el aceite.
En los estudios epidemiológicos que examinan una relación entre el consumo de Cannabis y los carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello, los resultados también fueron contradictorios. En un análisis conjunto de nueve estudios de casos y controles del U.S/American International Head and Neck Cancer Epidemiology (INHANCE) Consortium, se incluyó información sobre 1921 casos de cáncer de orofaringe, 356 casos de cáncer de lengua y 7639 controles. En comparación con quienes nunca fumaron Cannabis, los fumadores de Cannabis tenían un riesgo elevado de cánceres de orofaringe y un riesgo reducido de cáncer de lengua. Estos resultados del estudio reflejan los mismos efectos contradictorios de los canabinoides en la incidencia de cáncer observados en estudios previos e indican que se necesita más investigación para entender la posible función de la infección por el virus del papiloma humano.[13] En una revisión sistemática y un metanálisis de nueve estudios de casos y controles en los que participaron 13 931 personas, se llegó a la conclusión de que tampoco había suficientes datos para comprobar o negar un vínculo favorable o desfavorable entre fumar Cannabis y la incidencia de cáncer de cabeza y cuello.[14]
Además se demostró que CDB ejerce un efecto quimioprofiláctico en un modelo murino de cáncer de colon.[21] En este sistema experimental, el azoximetano aumentó las lesiones premalignas y malignas en el colon murino. La administración simultánea de azoximetano y CBD protegió a los ratones tratados de la formación de lesiones premalignas y malignas. En experimentos in vitro con líneas celulares de cáncer colorrectal, los investigadores hallaron que CBD protegía el ADN contra el daño oxidativo, aumentaba las concentraciones de endocanabinoides y reducía la proliferación celular. En un estudio posterior, los investigadores encontraron que los antagonistas selectivos de los receptores CB1, pero no de los receptores CB2, contrarrestaron el efecto antiproliferativo de CDB, lo que indica una participación de los receptores CB1.[22]

CBD Oil THC Free

×