Se realizó un análisis de 84 170 participantes en el California Men’s Health Study para investigar la relación entre el consumo de Cannabis y la incidencia de cáncer de vejiga. Durante los 16 años de seguimiento, 89 usuarios de Cannabis (0,3 %) presentaron cáncer de vejiga en comparación con 190 (0,4 %) de los hombres que notificaron que no consumían Cannabis (P <0,001). Después del ajuste por edad, raza, origen étnico e índice de masa corporal, el consumo de Cannabis se relacionó con una reducción de 45 % en la incidencia de cáncer de vejiga (cociente de riesgos instantáneos, 0,55; intervalo de confianza 95 %, 0,33–1,00).[19]
El cuerpo humano posee, en la superficie de muchos tipos de células de nuestro organismo, sitios específicos donde se acoplan estos  principios activos de la planta, los fitocannabinoides. Los más comunes, y de cuales se tiene mayor información son el THC, el CBD, CBG, CBN y algunos más. Los receptores de estos cannabinoides son denominados CB1 y CB2, encontrándose distribuidos por todo el cuerpo.El cuerpo humano también produce moléculas similares a las de la planta de cannabis, llamados endocannabinoides (endo=adentro). 
Científicos en Europa y Norte América concluyeron que las semillas de cáñamo son una excelente fuente nutritiva. Numerosos incidentes de anécdotas citan mejoramientos en un amplio rango de condiciones aguadas y crónicas como la rápida sanación de lesiones en la piel y alivio de la gripe, inflamaciones y alergias. Los beneficios fueron atribuidos a la presencia de ricas fuentes de las EFAs de ácido linoléico y alfa- linoléico, y sus metabólicos biológicos respectivos, GLA y ácido stearidónico.9
Al buscar la cepa ideal para ti, ten en cuenta que todos somos diferentes. Algunos consumidores de cannabis con fines terapéuticos consideran que las variedades de cannabis ricas en THC les benefician, ya que el colocón producido les ayuda a dejar de lado los síntomas dolorosos. Otros prefieren cepas con un contenido mínimo o nulo de THC, ideales para consumir durante el día. Y algunos consumidores afirman que les va mejor con las cepas de marihuana que contienen CBD y THC. Esto está respaldado por una teoría conocida como el "efecto séquito". Si eres consumidor de marihuana con fines medicinales, pero aún no has encontrado la cepa rica en CBD ideal para ti, es recomendable que pruebes varias opciones primero, para ver cómo respondes.
El consumo de Cannabis con propósitos medicinales se remonta por lo menos a 3000 años.[1-5] W.B. O’Shaughnessy, un cirujano que aprendió sobre sus propiedades medicinales mientras trabajaba en India para la British East India Company, la introdujo al entorno de la medicina occidental en 1839. Su consumo se promovió por la notificación de sus efectos analgésicos, sedantes, antiinflamatorios, antiespasmódicos y anticonvulsivos.
¿Uno de esos problemas? Dolor muscular. Los estudios sugieren que funciona como un analgésico e incluso puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis. Como anécdota, las personas han acreditado al CBD por ayudarlos con su dolor de espalda. Una de las principales formas en que las personas hacen esto es mediante el uso del aceite con un masaje.

Aunque el consumo de pequeñas cantidades de grasas saturadas es esencial, meta-análisis preliminares (1997, 2003) hallaron una fuerte correlación entre el consumo de cantidades elevadas de estas grasas y las enfermedades cardiovasculares.3​4​ Sorprendentemente, meta-análisis más recientes (2009, 2010) basados en estudios cohortes y ensayos controlados y aleatorios hallaron un efecto positivo5​ o neutral6​ al cambiar el consumo de carbohidratos por el de grasas saturadas como fuente de calorías, y solo una modesta ventaja al cambiar de grasas saturadas a poliinsaturadas (del 10% de riesgo al 5%).6​

Aceite De CBD

×