Esta revisión es parte de una serie sobre fármacos utilizados para tratar el dolor neuropático crónico. Los cálculos de la prevalencia poblacional de dolor crónico con componentes neuropáticos varían entre el 6% y el 10%. Las opciones actuales de tratamiento farmacológico para el dolor neuropático brindan un efecto beneficioso significativo solo a unos pocos pacientes, a menudo con efectos adversos que superan dichos efectos beneficiosos. Es necesario explorar otras opciones de tratamiento con diferentes mecanismos de acción para el tratamiento de las afecciones con dolor neuropático crónico. El cannabis se ha utilizado durante milenios para aliviar el dolor. Actualmente algunos pacientes y sus partidarios promueven con firmeza la hierba de cannabis para tratar cualquier tipo de dolor crónico.
Como consejo final, recomendamos a todos los usuarios a estar prevenidos y no correr riesgos de comprar aceite en el mercado negro sin tener información sobre la variedad de cannabis y el método que se ha utilizado para su producción. También, idealmente deberíamos conocer la concentración de cannabinoides que presenta el aceite para así poder estimar de mejor manera la dosis necesaria y no pasar a estados de intoxicación.
Cannabis consumers have long prized potency (a high THC content) as one of the main factors that makes a particular strain more desirable. Though traditional demand for THC has caused an oversaturation of high-potency products, many consumers are starting to prefer less intense products that are lower in THC and higher in the non-intoxicating compound called cannabidiol (CBD).
Urine – Urine testing is by far the most common type of pre-employment drug screening. It also costs the least to administer, lending more popularity. In urine tests, THC left in fat cells is detected because it is washed out of the body through elimination. This type of test can determine use of cannabis as far back as 4 weeks, on average. If you are a heavy cannabis consumer, however, this test might determine your use even farther back.
Se realizó un análisis de 84 170 participantes en el California Men’s Health Study para investigar la relación entre el consumo de Cannabis y la incidencia de cáncer de vejiga. Durante los 16 años de seguimiento, 89 usuarios de Cannabis (0,3 %) presentaron cáncer de vejiga en comparación con 190 (0,4 %) de los hombres que notificaron que no consumían Cannabis (P <0,001). Después del ajuste por edad, raza, origen étnico e índice de masa corporal, el consumo de Cannabis se relacionó con una reducción de 45 % en la incidencia de cáncer de vejiga (cociente de riesgos instantáneos, 0,55; intervalo de confianza 95 %, 0,33–1,00).[19]
Además se demostró que CDB ejerce un efecto quimioprofiláctico en un modelo murino de cáncer de colon.[21] En este sistema experimental, el azoximetano aumentó las lesiones premalignas y malignas en el colon murino. La administración simultánea de azoximetano y CBD protegió a los ratones tratados de la formación de lesiones premalignas y malignas. En experimentos in vitro con líneas celulares de cáncer colorrectal, los investigadores hallaron que CBD protegía el ADN contra el daño oxidativo, aumentaba las concentraciones de endocanabinoides y reducía la proliferación celular. En un estudio posterior, los investigadores encontraron que los antagonistas selectivos de los receptores CB1, pero no de los receptores CB2, contrarrestaron el efecto antiproliferativo de CDB, lo que indica una participación de los receptores CB1.[22]

CBD Oil THC Free

×