En clínica humana, los estudios se han centrado fundamentalmente en dolores de tipo neuropático, probablemente por ser uno de los más difíciles de tratar y hacia el que se dirigen la mayoría de nuevos abordajes farmacológicos. Existe una variedad de cannabinoides, los cuales pueden ser considerados buenos fármacos analgésicos en su conjunto, pero con mucha variabilidad individual. La eficacia clínica es difícil de valorar en su conjunto, ya que existen muchos tipos de ligandos, muchos tipos de dolores y muchos tipos de pacientes. No se pueden comparar, por ejemplo, los efectos producidos por el Cánnabis (con sus más de 400 alcaloides, de los cuales 70 son cannabinoides), con los obtenidos por mezclas de tetrahidrocanabinol (THC) y cannabidiol (Sativex, Marinol), o el efecto de agonistas puros. Además, los efectos secundarios reducen la eficacia terapéutica de su uso como fármacos analgésicos, y tampoco pueden descartarse prejuicios sociales (a los que los médicos pueden no ser ajenos) sobre su uso como fármacos.

En los estudios con animales se indicó un efecto analgésico sinérgico cuando se combinan los canabinoides con opioides. Se notificaron los resultados de un estudio sobre interacción farmacocinética. En este estudio de 21 pacientes con dolor crónico se administró Cannabis vaporizado junto con morfina de liberación prolongada u oxicodona durante 5 días.[60] Los pacientes que recibieron Cannabis vaporizado y la morfina de liberación prolongada, presentaron una disminución estadísticamente significativa en su puntaje medio de dolor durante el período de 5 días; los que recibieron Cannabis vaporizado y oxicodona no la presentaron. Estos hallazgos se deben verificar mediante otros estudios antes de hacer recomendaciones en favor de este enfoque y se justifiquen en la práctica clínica general.
There are thousands of unique varieties of hemp. The cultivars used for CBD oil contain significantly higher concentrations of CBD than others. Using these uniquely potent plants, it is possible to extract cannabis oil that contains significant levels of cannabidiol, as well as essential vitamins, minerals, fatty acids, terpenes, flavonoids, and other non-psychoactive cannabinoids.
Cooper recently got funding from the National Institutes of Health for a study looking at cannabinoids — including CBD in isolation — as a substitute for opioids, and numerous other clinical trials of CBD are underway. It will be several years before results are available, but these studies should help clarify both what benefits the substance may provide and any side effects it may come with. Most of the adverse effects so far associated with cannabis, such as impairments in short-term memory, coordination and judgment,2 come from products that contain THC as well as CBD, Cooper said, but we need to do more studies to find out for sure whether CBD has fewer risks. Studies are also needed to identify the best way to administer and dose CBD. “I get emails from people asking me what dose of CBD to use, and the truth is, we really don’t know,” Cooper said.

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

CBD Para El Dolor

×